Magui, no es caldo de pollo, Más bien es, caldo de cultivo.

  • La otra opinión

    Síguenos en: La otra opinión Francisco Javier Vázquez Burgos Las dos caras del proceso Los procesos electorales de Hidalgo y Coahuila, donde información preliminar indica […]

  • Para usted

    Síguenos en: Para Usted Centro: Candidatus habemus: CMC Mario Gómez y González   Las pasadas recientes inundaciones, en primera instancia, desconfiguraron los diferentes esquemas preelectorales […]

  • Lo que dicen los columnistas

    Síguenos en: La renuncia del Presidente   Elisur Arteaga Nava   Proceso   AMLO prometió que renunciaría al cargo de presidente de la República. Supeditó […]

  • El postigo

    Síguenos en: El Postigo “Guerra” preelectoral Ambrosio Gutiérrez Pérez Todavía no se oficializa el triunfo mayoritario del PRI en Coahuila e Hidalgo y ya en […]

  • Lo que dicen los columnistas

    Síguenos en: Los niños con cáncer: víctimas de la lucha anticorrupción   Ricardo Raphael   Proceso   “Nos tratan como mentirosos, pero yo sé qué […]

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Magui, no es caldo de pollo,
Más bien es, caldo de cultivo.

Por: Roberto Iris Balán

Y es que toman a Magui como caldo de cultivo en contra de la 4T, evidentemente, porque van dos veces que, de forma involuntaria, he visto como regañan, ofenden y le arrojan cualquier cantidad de improperios en contra del partido Morena, de la administración del presidente de la República, y en contra de la misma maestra Margarita Duarte.
Esa mañana, en un programa informativo, volvió a guardar silencio ante la acusación de que “AMLO se está clavando la lana de los fideicomisos”; y es que le prometieron respetar todo lo que dijera a favor de tales fideicomisos. La profesora, lo único que acertó a decir fue “lo platicamos, terminando el programa”.
La verdad es, que no sé quién fue el irresponsable que tuvo la ocurrencia de candidatear a la profesora Margarita Duarte, como precandidata a ser gobernadora de Campeche, si no ha sido capaz de ponerle un alto a tanta vejación; de entrada, diré que el que tiene asoleada a la profe, es un sujeto que le nutre muy bien la “sopa de letras con chayote”.
Lo triste del caso es, que ninguna de las partes, favorecen a las políticas del ciudadano gobernador, que está haciendo su mayor esfuerzo para atraer obra del gobierno federal, esfuerzo que ya se está notando en el interior del estado (mérito muy personal). Que se entienda bien, el esfuerzo debe ser conjunto para beneficiar, no al gobernador, sino a los gobernados.
En mis tiempos, se respetaba tanto a los niños como a las mujeres y gente mayor, a nuestros padres los tratábamos de usted, nada de tutearlos; se respetaba al ejército, al representante del poder ejecutivo y a la iglesia. Yo soy de esa cultura, recuerdo que también procurábamos tener, proteger y al mismo tiempo, respetar y hacer respetar nuestra territorialidad.
El gobernador Carlos Miguel, es de esa cultura, pero muchos campechanos no lo entienden, unos porque son de generaciones posteriores y otros por problemas de salud mental, como acaba de advertir el doctor, López Gatel; disonancia cognitiva.
Hasta donde sé, nunca se entregaron los dineros del fideicomiso destinado para damnificados del terremoto, como tampoco les entregaron la ayuda internacional. Me pregunto por qué no respondió a la ofensa la maestra Magui ¿acaso duda de que pueda el Presidente hacer mal uso de esos recursos?
Si tan solo hubiera respondido que, todo nuevo gobierno tiene el derecho de crear sus propios programas de trabajo. El mexicano promedio nunca participó como fideicomitente como el afortunado, y hoy sin esa fortuna, Claudio X González, que recibía 19 millones de pesos anuales, solo por su linda carita. Otras “lindas caritas” como, Eugenio Derbez, Omar Chaparro, Chicharito Hernández; Antorcha Campesina, antorchitas y serillos, promotores a favor del voto PRIAN-PRD.
Se dice que se detectaron ocho millones de empresas fantasma. Entre las corporaciones subsidiadas por Conacyt, estas con mucho mas de 35 mil millones de pesos anuales, la Volks Wagen, farmacias como Vayer, transnacionales como Monsanto. A la Ford le dieron 9.6 millones de pesos, para innovación de colores en sus autos; a Sigma, para trabajar con pitzas refrigeradas; a Sabritas para el desarrollo de nuevas frituras; a Pepsi Co, para la investigación de nuevos refrescos.
¿Y los problemas nacionales? Países como Japón reciben hasta el 70 % de subsidio para desarrollo tecnológico por parte de la iniciativa privada, pero en México, empresarios, políticos, mafia y medios, todos eran parte de lo mismo.
Mi recomendación a mis seguidores es que, si quieren gozar de una buena salud mental, evite comer “Sopa de letras con chayote y aderezo de caldo de pollo Magui”.

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*