Para Usted

  • La otra opinión

    Síguenos en: La otra opinión Francisco Javier Vázquez Burgos Las dos caras del proceso Los procesos electorales de Hidalgo y Coahuila, donde información preliminar indica […]

  • Para usted

    Síguenos en: Para Usted Centro: Candidatus habemus: CMC Mario Gómez y González   Las pasadas recientes inundaciones, en primera instancia, desconfiguraron los diferentes esquemas preelectorales […]

  • Lo que dicen los columnistas

    Síguenos en: La renuncia del Presidente   Elisur Arteaga Nava   Proceso   AMLO prometió que renunciaría al cargo de presidente de la República. Supeditó […]

  • El postigo

    Síguenos en: El Postigo “Guerra” preelectoral Ambrosio Gutiérrez Pérez Todavía no se oficializa el triunfo mayoritario del PRI en Coahuila e Hidalgo y ya en […]

  • Lo que dicen los columnistas

    Síguenos en: Los niños con cáncer: víctimas de la lucha anticorrupción   Ricardo Raphael   Proceso   “Nos tratan como mentirosos, pero yo sé qué […]

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Para Usted

La Ilusión es Cabrona

Mario Gómez y González

Hasta hacía unos cuantos años, para analizar la política, había que utilizar la economía, la historia, la sociología, el derecho, la geografía, la filosofía política, la tecnología, la psicología, la demografía; entre otras ciencias conexas o derivadas de éstas. Todas ellas, en grados distintos, contribuían a que los problemas políticos se aclarasen, pudieran comprenderse y, en lo posible, solucionarse.

En los actuales tiempos, de todas las ciencias enumeradas, una de ellas, hasta hace poco de importancia menor en el análisis político, es preponderante: la psicología. Cada vez más, el mundo político tiende a ser explicado desde esta ciencia que se aplica tanto a los gobernantes como a los gobernados, tanto a la psicología individual como a la psicología de masas.

Lo que ya podemos afirmar, es que, además de la propaganda, la clase política en el poder público, debe construir su liderazgo sobre la credibilidad; una, dijéramos, mercancía muy frágil y volátil, como demuestra el caso de MORENA, la Cuarta Transformación (4T), sus gobernantes, sean éstos mandatarios supremos, gobernadores, presidentes municipales, congresistas (diputados).

Dominar la teoría de los juegos es un valioso plus en el arte de la negociación pero, antes de todo, hay que saber enfrentarse a la realidad; algo que los políticos deberían recordar antes de hacer promesas irrealizables a su electorado.

Cuando la realidad toma partido e impone su criterio en detrimento de ilusiones y promesas, la decepción del electorado puede ser muy violenta. En tiempos antiguos, las promesas no respetadas llevaban el linchamiento del jefe; ya en nuestros tiempos, los procesos electorales generan los cambios respectivos.

Si al llegar la crisis y la desilusión, el vínculo social y la solidaridad de la sociedad se han deteriorado demasiado, con la revocación de los mandatos, a través de los procesos electorales, se vuelve a recuperar.

La del líder político, y el partido que lo lleva al poder, siempre ha sido una profesión de alto riesgo, ya que implica prometer, y la realidad, tarde o temprano, se encarga de hacer imposibles esas promesas, provocando la reacción de los que han sido decepcionados.

Inmerso Tabasco y los tabasqueños en el tema preelectoral, debido a la “cercanía” de un proceso federal y estatal intermedio donde los actuales gobiernos (federal, estatal y municipal), a manos de MORENA, serán evaluados por el ojo ciudadano, la interrogante en torno a cómo le irá al partido en el poder en la próxima fiesta cívica del voto, no es tema menor, sino que cobra una relevancia especial, al estar en juego su viabilidad como forma de gobierno.

En una de nuestras anteriores entregas decíamos que los partidos de oposición a MORENA (instalado en el poder de las instituciones de Tabasco), en este caso el PRI y el PRD (PAN, MC y PVEM, solo tendrán viabilidad al coaligarse o aliarse con tricolores y solaztequistas), tienen a su favor, por lo menos tres elementos importantísimos, para competir contra el Proyecto de la Cuarta Transformación, y al menos, sino les pueden arrebatar todo, sí quitarle a los “vino tinto”, parte del “pastel electoral” (17 alcaldías y diputaciones locales; entiéndase por esto, la mayoría en el Congreso del Estado).

Apuntamos: “Estos elementos son: el desgaste natural y lógico que da el ejercicio del poder público; el cúmulo de promesas y compromisos incumplidos por parte de MORENA, que ha germinado en el ser y el corazón de muchos tabasqueños; la desesperanza, la rabia, el coraje, la decepción, la mentira, el engaño, la hipocresía, la corrupción y la impunidad, entre otras y, finalmente o el tercer elemento, las torpezas diarias y constantes en la toma de decisiones y en las acciones para sacar adelante a la población, dándoles mejores niveles de bienestar y desarrollo”.

Morena, como partido en el poder en Tabasco, tiene a su favor, los programas sociales, que no son otras que instancias clientelares para uso político electoral (comercializar con la pobreza), y los cuantiosos recursos económicos que tienen en la bolsa electoral para repartirla antes, durante y después de la jornada del voto en el 2021 (y donde el gobernador Adán Augusto López Hernández, es un experto operador, porque sabe cómo repartirlos).

Precisamente en el título de nuestra entrega se resume lo que con toda seguridad harán Morena y sus candidatos a las 17 alcaldías, diputaciones locales y federales en Tabasco; vender ilusiones al electorado (al pueblo, a la sociedad propiamente dicha); bombardearlos y llenarlos de promesas de que “ahora sí, les irá mejor”, no importando que con todo a su favor (sin contrapesos oficiales y mayoría en 2 de los 3 poderes), no lograron llenar las expectativas de la gente, que bajo el influjo de la imagen del Presidente López Obrador, los llevó al poder en un 6 de 6, que será historia.

Un destacado dirigente y ente activo del PAN Tabasco, con experiencia en el ramo camaral y como delegado del gobierno de la república y representante partidista en otros estados del país, me lo indicaba claramente con una frase impactante: “La ilusión es cabrona”.

Y es que, me explicaba, ante la pobreza de la gente y la incapacidad mostrada para gobernar, cumplir las promesas y llevar a la entidad y a los tabasqueños a mejores condiciones de vida, bienestar y desarrollo, no hay otro camino; venderles esperanzas; venderles ilusiones; ofrecerles paraísos celestiales aquí en el pantano y el lodacero; y, ¿sabes qué?, me decía, “le puede dar resultados; son chingones para hacerlo”. Veremos y diremos.

 

En La Línea de Fuego**“La ilusión política en su sentido más amplio, proviene del juicio erróneo de las masas sociales en cuanto a los fines del Estado y los efectos de su actividad.”, apuntaba Amilcare Puviani; conceptos que pudiesen resultar oportunos, de cara a un proceso electoral venidero en el 2021 y matizado con el papel que ha jugado el partido en el poder (Morena), y donde las “ilusiones” políticas que se manejaron; actualmente exhiben ante los ciudadanos por unos y otros; y seguramente serán expuestas en las campañas de proselitismo respectivo, nos pueden convertir en “ilusos” pasivos**Si entendemos la palabra “política” en su acepción original, estamos sin duda refiriéndonos a “convivencia ordenada de una sociedad” desde patrones o modelos ideológicos que, al final, no defienden intereses comunes, sino intereses parciales o sectoriales de todo tipo**Al final, la conciliación de tales intereses, nos llevaría al consenso social mayoritario sobre la ordenación de tal convivencia; una idea quizás demasiado simplista que entiende la “política” como servicio, pero no la “política” como poder sobre los demás (que es en definitiva lo que más importa, al parecer).

 

En La Línea de Golpeo**El cómo puede ejercerse ese poder sobre los demás, nos lleva de nuevo a la “ilusión” que es necesario crear en las masas (masas son votos) para, en un concurso “ilusorio” de líderes, programas, propuestas y gestos dedicados a “ilusionar” a los votantes, hacerse con el “poder” preeminente y dominante en una sociedad, en un estado**Es en ese momento donde la “ilusión” política va a manejar todos los resortes y medios a su alcance para “seducir” (es la palabra de moda) a un público muy diferente en su clasificación social, cultural, económica y política**La “seducción” además suele estar acompañada de promesas de todo tipo (la mayor parte “ilusorias” ya que parten de la ignorancia real de lo que prometen y son simples catálogos de “buenas intenciones” o, por el contrario, conociendo la imposibilidad de llevarlas a cabo, tienden a la ocultación de la realidad), que provocan en las masas la “ilusión” de que sus exigencias “personales” o individuales, serán satisfechas**recordando a Nicolás Maquiavelo: “Los hombres cambian de señor, creyendo mejorar, con lo que se engañan”.

 

Los Malosos** Nos comentaban que bastante recuperado de los estragos del Covid 19 o coronavirus, se encuentra el Secretario de Movilidad del gobierno estatal Narciso “chicho” Oropeza Andrade; al grado que ya anda haciendo sus clásicas maldades o bromas, a través del chat**qué bueno por él y por sus familiares**por cierto, en los pasillos de esta dependencia crece el rumor que en breves días será nombrado y ungido como nuevo Subsecretario de la institución, el conocido abogado Carlos León Segura, con amplia experiencia en el ramo del transporte, por lo que su nombramiento, fortalecería el accionar de esta importante instancia de gobierno**buen fin de semana**hasta el lunes Dios mediante.

 

 

 

 

 

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*