Para usted

  • De primera mano

    Síguenos en: DE PRIMERA MANO   RODULFO REYES   El “candidato Granier”, de cerca   En estos momentos, en Tabasco, después del presidente Andrés Manuel […]

  • Lo que dicen los columnistas

    Síguenos en: Televisa: dominio y tarifas caras en TV de paga   Jorge Bravo   Proceso   “Televisa concentra 64.74% del total de accesos al […]

  • Para Usted

    Síguenos en: Para Usted AGM: Guerra de Recuerdos Mario Gómez y González Un recuerdo es aquella imagen del pasado que se tiene guardada en la […]

  • El postigo

    Síguenos en: El Postigo No aguantan ni el primer análisis Ambrosio Gutiérrez Pérez Algo que se llama “Análisis Político y Social”, otra cosa denominada “Voz […]

  • Para Usted

    Síguenos en: Para Usted Tenosique y Balancán; Perdidos para Morena Mario Gómez y González La irresponsabilidad, el cinismo, el nepotismo, y la falta de capacidad, […]

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Para Usted

AALH: No hay Camisetas Puestas

Mario Gómez y González

“Ponerse la camiseta” encierra varios significados y procesos; inicialmente, connota compromiso e identidad. Esta alegoría nunca pasará de moda, aun cuando se piense que las nuevas generaciones no permanecerán mucho tiempo en una misma organización.

El proceso no persigue la permanencia, sino la intensidad; no la obediencia, sino la participación; la “camiseta” se siente y se piensa, su significado no ha cambiado, el camino para conseguirlo sí.

De acuerdo a los textos consultados ex profeso, son cinco los factores a promover, como mínimo, en una organización (política, social, empresarial, gobierno, partidos etcétera), para establecer un ambiente donde todos sus integrantes estén con la camiseta bien puesta: identidad, empatía, sentido de pertenencia, compromiso y plenitud; nada sencillo, pero tampoco imposible.

Pero es en el terreno de la política mexicana y, por supuesto, de la tabasqueña, en concreto, de sus partidos, en donde más hemos visto tales cambios o mutaciones de piel. Conocemos a muchos priistas que hoy pertenecen a Morena; panistas que buscan alianzas con priistas y hasta con perredistas (PRD), y viceversa; lo mismo apuestan ahora por AMLO, pero que antes lo hicieron con Peña Nieto, Fox, Calderón y hasta Carlos Salinas.

Tabasqueños que ahora se rasgan las vestiduras por Adán Augusto López Hernández y hasta por el mismo Andrés Manuel López Obrador, pero que antes no tuvieron empacho en hacerlo por el presidente de la república o gobernador de Tabasco en turno; sean estos, los Madracistas (Roberto), Nuñistas, Granieristas, Andradistas; vaya, hasta Gurriístas.

Las diferencias ideológicas y en los principios doctrinales parecen no importar. En los partidos políticos la situación es todavía más asombrosa, pues lo mismo apuestan, apostaron y van apostar (en el pasado, presente y futuro), por apoyar a la derecha que hoy respaldan a los institutos que supuestamente son de izquierda, o aparecen ahora adhiriéndose al PRI.

Pareciera que las lealtades se dan en función de las posibilidades de triunfo, y no de las doctrinas, para que esas organizaciones puedan seguir apareciendo en el universo político, de México y, por supuesto de Tabasco, que es el tema que hoy nos ocupa….y nos preocupa.

Para nadie es un secreto que el semblante del gobernador Adán Augusto López Hernández, es una mezcla de preocupación y encabronamiento; sus aspavientos públicos, casi a diario, así lo confirman; poco falta para que el mandatario, le dé un zape o mande una cuarta abajo del ombligo, a los miles de damnificados y afectados que le gritan y exigen ayudas y apoyos.

Aquí lo apuntamos, estamos también a un tris de que la gente pudiera agredir físicamente al Jefe de las Instituciones Públicas de Tabasco; le den un empujón, le jalen los cabellos, le golpeen la suburban en la que se traslada de lado a lado, porque ya le gritan, le reclaman, le alzan la voz, le han recordado el 10 de Mayo; no lo dejan hablar, lo interrumpen e interpelan; vaya hasta le han exigido que se retire del lugar que está supervisando.

Un cercano inmediato al inquilino de la Quinta Grijalva, le confió a este reportero, que en efecto, el gobernador Adán Augusto López Hernández, está encabronadísimo, pero que no es con la gente, sino con su equipo de trabajo; sus funcionarios.

Aunque muchos pudieran pensar que Adán Augusto, ya está hasta la madre con la ciudadanía, verbi gracia, tanto pinche reclamo constante, lo cierto es, según nuestra fuente, no es contra el pueblo su emputamiento, sino contra sus funcionarios y colaboradores, que lo han dejado solo; que no han hecho su trabajo; que siguen escondidos, que no dan la cara; son puro pretexto y se escudan en el gobernador; vaya, le echan la culpa de lo que está pasando.

Las inundaciones y problemática hidrometeorológica que afecta al gobernador, a su gobierno, pero sobre todo a los tabasqueños, dará paso a una “cruda evaluación”, de los disque servidores públicos que no traen, ni se han puesto, ni se pondrán la camiseta del “Adancismo”; que solo juegan para ellos; para sus negocios; para seguir cobrando sus jugosos salarios y prestaciones.

Por eso el título de esta entrega; en el gobierno de Adán Augusto López Hernández; de Morena en Tabasco; de las instituciones federales de la Cuarta Transformación (4T); de Andrés Manuel López Obrador; no hay camisetas puestas; hay crisis de voluntades y disposición para servir a los tabasqueños; para responder a la confianza de quien los puso en el cargo donde ahora están.

Por eso, vienen más cambios de los que se esperaban; por eso, es urgente, prioritario, sano e imperativo un rediseño del gobierno de Adán Augusto López Hernández, para estar a la altura de la responsabilidad que implica servir a los tabasqueños y a Tabasco; de lo contrario, la Cuarta Transformación (4T), será, como muchos dicen ya, “una transformación de cuarta”; flor de un día; vaca que no da leche y la que da, se la toma. Veremos y diremos.

 

En la Línea de Fuego**Algunos simpatizantes de Morena y de la 4T en Tabasco, nos preguntaron, dijéramos, inquisidoramente; ¿Por qué los ex gobernadores Manuel Andrade Díaz y Andrés Rafael Granier Melo, no terminaron o concluyeron el Programa Integral contra Inundaciones (PICI), que impulsaron con millonarias inversiones y recursos, los expresidentes Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojosa?**apuntalo bien Marito, me dijeron, porque Manuel Andrade y Andrés Granier, son los dos más fuertes aspirantes a la candidatura del PRI, a la alcaldía de Centro en el cada vez más cercano 2021**”cuando cualquieras de ellos hagan gira de proselitismo, se los vamos a recordar”, dijeron**también coinciden; si se tuvieran que señalar culpables o responsables, éstos serían Andrade, Granier y Arturo Núñez** de Roberto Madrazo Pintado, dijeron; realmente a Roberto, no le tocaron inundaciones tan severas, pero cuando las hubo, especialmente cuando era candidato presidencial y Víctor Manuel Barceló Rodríguez, estaba como gobernador interino, Madrazo Pintado, vino a recorrer a pie las comunidades afectadas y con celular en la mano, dispuso ayuda para los afectados, a través de los funcionarios estatales**servidos.

 

En la Línea de Golpeo**Del mismo modo, los bienquerientes del partido y gobierno vino tinto en Tabasco, se preguntan; ¿qué pasó adentro, de las reuniones en Palacio Nacional, presididas por Andrés Manuel López Obrador, entre el gobernador Adán Augusto López Hernández y el titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz?**porque, dijeron, el mandatario estatal no ha perdido la compostura; sin embargo, el titular de la CFE, se portó como un grosero, a pesar del gran daño económico y social que le han provocado a Tabasco y a los tabasqueños.

 

Los Malosos**Y ya para terminar, al menos por lo que respecta a esta entrega con los simpatizantes de Morena y del gobierno estatal, nos indicaron; los fenómenos hidrometeorológicos y las inundaciones, no tienen partido; vamos en el frente frío número 13 y son 40 los que faltan** ¿qué es mejor, les repartes despensas a los afectados o les das solución de fondo a los problemas de inundación?** Macuspana, es el municipio más inundado y afectado, pero el agua no le viene de ninguna de las presas; vienen de la sierra de Chiapas, a través de los ríos Puxcatan y Tulijá, cuyas corrientes inundaron el territorio “tumba pato”**¿quiúbole?, me dijeron**fue todo por hoy**hasta mañana Dios mediante.

 

 

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*