Franja Sur

  • Franja Sur

    Síguenos en: El Tren Maya, podría judicializarse René Alberto López Al menos que se violen convenios internacionales y aplasten la voluntad de pueblos originarios, el […]

  • De primera mano

    Síguenos en:   RODULFO REYES Tabasco: El porqué de la inseguridad El tema de la delincuencia organizada en Tabasco tiene “un antes y un después” […]

  • Chontalpa política

    Síguenos en: ROMÁN PÉREZ MORALES El titular del poder Judicial, Enrique Priego Oropeza, dijo que en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Tabasco no […]

  • Lo que dicen los columnistas

    Síguenos en: Oposición desgastada John M. Ackerman Proceso Fracasó la oposición golpista en su intento de tumbar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador durante […]

  • El postigo

    Síguenos en: El Postigo Los partidos, más negativos que positivos Ambrosio Gutiérrez Pérez Una encuesta de GEA-ISA sobre los partidos políticos, difundida ya en portales […]

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

La Habana y el poeta machín

 

Por: René Alberto López

 

I PARTE

 

Caminar a disoras de la noche por las calles de Mérida y Campeche es un verdadero lujo para quienes radicamos en Tabasco.

 

“No tengas ningún temor comandante, aquí no pasa nada, puedes caminar a estas horas y es seguro”, me dice Luis Boffil, corresponsal de La Jornada en Yucatán, mientras me acompaña a mi hotel, al filo de las 4 de la madrugada.

 

Antes de seguir, pido a mis lectores disculpas por continuar escribiendo en esta entrega sobre mis andanzas por lugares de la Península, pues este tipo de recorridos sirven para observar de lo que adolecemos en Tabasco.

 

El motivo de mi viaje a Campeche en compañía de los columnistas del Pentágono, obedeció a que fuimos invitados al primer informe de gobierno de Alejandro Moreno Cárdenas, gobernador de Campeche, ceremonia que se llevó a cabo el domingo 7 de agosto.

 

Ya les platiqué que anunció ocho grandes obras que transformarán a esa entidad y, no dudamos, dentro de poco será de las capitales más atractivas e importantes del sureste.

 

Si bien es cierto que hay medios de prensa que critican su gestión, no se puede obviar su excelente relación con comunicadores del ámbito nacional. Invitados por Moreno Cárdenas por allá andaban reconocidos columnistas nacionales, entre ellos el maestro Rafael Cardona, igual que periodistas de La Jornada, como los destacados reporteros Enrique Méndez y Roberto Garduño.

 

El miércoles 10 de agosto el gobernante campechano recibió en palacio de gobierno a los columnistas del Pentágono, donde después de tomarnos la foto, nos invitó a comer y, lo que sucedió durante esa acción, volvió a sorprendernos por su porte de humildad, sencillez y camaradería. Es un político de la cultura del esfuerzo que, no ha perdido el piso.

 

Consumimos entonces con el mandatario y con su jefe de prensa Walter Javier Olivera Valladares unas humildes hamburguesas en Burger King, saboreamos helados de vainilla como postre, pero lo mejor del platillo fueron las dos horas y medias de plática amena sobre los avances y retos del gobernante, sin faltar las anécdotas y bromas.

 

Cuando el gobernador observó que en el sitio dos niñas indígenas pedían ayuda a comensales, Moreno Cárdenas interrumpió la conversación, se paró y fue hasta donde estaban, las llevo abrazadas al mostrador y ordenó que les sirvieran sus hamburguesas y refrescos.

 

Al concluir el encuentro con los comunicadores, a la salida del restaurante, familias que estaban en el lugar le pidieron la foto del recuerdo. Ahí también se encontró con una persona que, tras abrazarla con cariño, la llamó con el mote de El Calabazo, un obrero, amigo de infancia, lo mismo con un pescador y un mesero de antaño, que saludaron al gobernador con afecto, sin protocolo, como un amigo cualquiera.

 

Finalmente, quedó amarrada una entrevista con el Pentágono para el mes de septiembre, fecha en que Moreno Cárdenas ajustará exactamente un año a la cabeza del gobierno de Campeche.

 

La verdad, la verdad, este tipo de talante no se le da a cualquier político. Se necesita tener los pies sobre la tierra para seguir siendo tan natural, sin poses de soberbia, que solo alejan al gobernante del ciudadano.

 

En esta vista a Campeche por fin pudimos ir a visitar el busto erigido en honor de Oscar Alberto Pérez García, periodista y poeta conocido como “El Campechano”. Todo un personaje en estas tierras.

 

Murió el año 1994, cuando este franjero ya radicaba en Villahermosa. Su sencilla estatua se encuentra ubicada en la avenida Las Palmas, a la altura del barrio 7 de Agosto, donde nació y el cual siempre presumió. Al pie de su busto se lee: Oscar Alberto Pérez García / El Campechano / Poeta machín.

 

El decano del periodismo de Tabasco, Erwin Macario y este escribidor le montamos por unos minutos una guardia de honor a manera de homenaje.

 

A los compañeros de Tabasco les he platicado quien era El Campechano, de su bonhomía, de sus libros de poesía y su trayectoria de columnista con un estilo peculiar en su gustada columna “Chacharas y Perlas” que escribió en el diario Novedades.

 

Era, la verdad, la verdad, un excelente amigo, un camarada excepcional que me brindó su amistad a carta cabal, muy solidarios en mis momentos críticos. Recibí su ayuda incondicional cuando este escribidor realizó una huelga de Hambre en esa capital. (Algún día narraré esa historia).

 

Oscar Alberto Pérez García, Luis Armando Mendoza Leciano, el popular CaballoRoberto Iris Balam, Carlos Joaquín Reyes Alpuche, Chichán; y el doctor Manuel Gantús Castro, son personajes de la pluma en Campeche que durante mi estancia en esas tierras me hicieron sentir como en mi casa. A todos ellos mi eterno agradecimiento.

 

Mañana les seguiré contando de mi visita a La Habana, y de la amplia plática con mi colega Luis Boffil, así como de las pequeñas y grandes cosas que hay en Mérida y Campeche, pero que intentar tenerlas en Tabasco, serían un sueño imposible.

 

 

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*