Lo que dicen los columnistas

  • De primera mano

    Síguenos en: DE PRIMERA MANO RODULFO REYES PRI: ¿Un criador de borregos? Con el acuerdo del Consejo Político Estatal de realizar la elección del nuevo […]

  • Lo que dicen los columnistas

    Síguenos en: Prueba de fuego para la independencia judicial en Edomex Laurence Pantin y Adriana Aguilar Proceso El pasado 15 de octubre la Escuela Judicial […]

  • El postigo

    Síguenos en: El Postigo El PRI, ¿no cambia? Ambrosio Gutiérrez Pérez Por lo que hemos visto en las últimas horas se podría decir que el […]

  • Franja Sur

    Síguenos en:   René Alberto López UJAT: choque de grupos en el poder La sucesión en la rectoría de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco […]

  • Lo que dicen los columnistas

    Síguenos en: Sólo queda la renuncia de Rosario Piedra Ricardo Raphael Proceso Tremendo desastre, por donde se le mire. María del Rosario Piedra Ibarra tendría […]

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Más sobre aborto

Marta Lamas

Proceso

Tal parece que voy a seguir comentando reuniones relevantes que ocurren respecto a uno de los temas más importantes para mí: la despenalización del aborto en nuestro país. Hace una semana, el jueves 17 y el viernes 18, el GIRE llevó a cabo el encuentro Sentencias Sobre Aborto, al que asistieron grupos de 22 estados de la República comprometidos en desarrollar estrategias y generar articulaciones que permitan lograr el aborto legal en todo México.
En la inauguración, la directora del GIRE, Regina Tamés, señaló que “en los últimos años el Poder Judicial de la Federación y en especial la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) han sido actores fundamentales en la defensa de los derechos reproductivos. Resaltan tres sentencias (SCJN Amparos en revisión 601/2017 y 1170/2017, Segunda Sala; Amparo en revisión 1388/2015, Primera Sala) en las que por primera vez se analizan casos de negación de acceso al aborto como violaciones a los derechos de las mujeres. Asimismo, la marea verde latinoamericana ha reavivado, diversificado y complejizado la agenda, discusión y movilización en torno a la demanda de aborto legal, seguro y gratuito para todas las mujeres. En este contexto, consideramos importante abrir un espacio de diálogo, reflexión y debate en torno al acceso al aborto como un derecho, a su recepción por parte del Poder Judicial, y a las implicaciones para las autoridades frente a este nuevo marco de derechos y los debates pendientes”.
El trabajo esos dos días se inició con Regina entrevistando a la diputada oaxaqueña Hilda Luis, una de las promotoras de la reforma legislativa. Luego siguieron las cinco mesas temáticas con la participación de expertas en los temas. Como resulta imposible resumir las ricas y complejas intervenciones que se hicieron, tanto por expertas y funcionarias como por las activistas, voy al menos a retomar los objetivos que el GIRE propuso en las mesas de trabajo para dar una idea de la riqueza de ese encuentro.
Mesa 1. Despenalización del aborto en la Ciudad de México: un antes y un después. En ella se reflexionó sobre el impacto de la despenalización del aborto en la Ciudad de México y se compartieron puntos de vista desde un contexto nacional, haciendo énfasis en la realidad a la que se enfrentan las mujeres en el resto de las entidades federativas y los obstáculos que prevalecen.
Mesa 2. Aborto por violación. Amparo en revisión 601/2017 y 1170/2017. En esta mesa se revisaron los obstáculos legales e institucionales para que las mujeres puedan acceder a la interrupción de un embarazo producto de una violación sexual. Se expresaron puntos de vista sobre las circunstancias que impedían que estos casos de violaciones a derechos reproductivos llegaran a la Corte, así como el impacto que estas sentencias pueden tener para casos similares en el resto del país.
Mesa 3. Obligaciones del Estado en la garantía de los derechos reproductivos de las mujeres. Se recordaron las obligaciones del Estado en la garantía de los derechos reproductivos, en el entendido de que dichas obligaciones no son exclusivas de una sola institución, sino que involucran al Poder Ejecutivo por la importancia de las políticas públicas; al Legislativo en la adecuación del marco normativo para armonizarlos con los estándares de derechos humanos; al Judicial por la tarea a cargo de jueces y juezas en el acceso a la justicia. Se dio un intercambio de ideas acerca de las distintas tareas pendientes para hablar de un acceso a un ejercicio efectivo de los derechos reproductivos.
Mesa 4. Aborto por afectaciones a la salud. Amparo en revisión 1388/2015. Se analizó cómo se entiende el derecho a la salud desde una verdadera perspectiva de género. Se dio un intercambio de opiniones y experiencias sobre la relación entre el derecho a la salud y el acceso a la interrupción del embarazo, poniendo un énfasis especial en la forma en que el derecho penal ocupa un lugar en estos debates y cuál es el aporte de la sentencia de la Corte en esta materia.
Mesa 5. Los debates pendientes. Se estableció una discusión, desde distintas perspectivas, sobre el estado actual de los diferentes discursos en torno al aborto. Se intercambiaron puntos de vista en torno al escenario a 12 años de la despenalización en la Ciudad de México: ¿qué ha cambiado?, ¿qué no ha cambiado?, ¿se ha avanzado? y ¿cuáles son los retos para los próximos años?
La participación de las asistentes, en su gran mayoría jovencísimas, fue notable por la claridad que tienen respecto a lo que implica trabajar políticamente por este derecho. Muchas de ellas han enfrentado problemas y agresiones en sus entidades federativas por parte de los grupos conservadores. Pero siguen comprometidas en la lucha. ¡Muy valientes!
Y en esta misma semana, en la UNAM, el 30 y 31 de octubre, se lleva a cabo el XXVI Coloquio de Estudios de Género, con el tema “La marea verde. La despenalización del aborto en América Latina”. Además de que también habrá mesas de trabajo (¡siete!), compañeras de los dos países que tienen legalizado el aborto (Cuba y Uruguay) tendrán un “diálogo magistral” y habrá una mesa de expertas de Argentina, Brasil y México.
Como ven, la marea verde avanza. De esa reunión académico-política les hablaré en mi próxima colaboración.

Juegos de poder
Control de daños

Leo Zuckermann

Excelsior

El operativo para arrestar a Ovidio Guzmán fue un rotundo fracaso. La fuerza pública actuó de manera ingenua, desorganizada e ineficaz. Nadie previó la posible respuesta del Cártel de Sinaloa
Ayer, en un acto inédito en la historia entre civiles y militares en México, el secretario de la Defensa Nacional explicó el operativo fallido para detener a Ovidio Guzmán López el pasado 17 de octubre en Culiacán.
Su principal mensaje fue consistente con el spin (giro) comunicativo que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha tratado de posicionar desde ese día, es decir, que el gobierno hizo bien en liberar al hijo de Joaquín El Chapo Guzmán para evitar una masacre en la capital de Sinaloa.
El general Luis Cresencio Sandoval dedicó la mayor parte de su presentación a exhibir el poder de los sicarios del Cártel de Sinaloa, quienes eficazmente sellaron Culiacán, tomaron varias de sus colonias, secuestraron a algunos soldados y amenazaron con agredir a familias de militares y civiles inocentes.
Si no liberaban a Ovidio Guzmán, muy probablemente hubiera habido decenas, sino es que centenas de muertos.
Y como dijo el Presidente con toda razón, no vale más la captura de un delincuente que las vidas de las personas.
En este sentido, tomaron la decisión correcta al abortar el operativo de su arresto.
De esta forma, el gobierno ha intentado transformar la derrota en Culiacán en una victoria: el triunfo del humanismo frente a la beligerancia.
El gobierno está en lo suyo: el control de daños por un penoso fracaso.
El intento de minimizar las consecuencias en la opinión pública espiniando el evento.
Y hay que reconocer que pocos como el presidente López Obrador para inventar narrativas que transforman errores en éxitos.
Sus derrotas electorales, por ejemplo, las trasmutó en supuestos fraudes sin presentar pruebas claras y contundentes.
Muchos se lo creyeron. Sospecho que también muchos le creerán que el gobierno, con un gran humanismo, se llenó de gloria en Culiacán.
No es así. La realidad es que el operativo para arrestar a Ovidio Guzmán fue un rotundo fracaso. La fuerza pública actuó de manera ingenua, desorganizada e ineficaz.
Nadie previó la posible respuesta del Cártel de Sinaloa en el corazón de Sinaloa. Una inteligencia de quinta.
Tan mala, que el Ejército nunca pudo establecer los círculos de seguridad para proceder a la extracción del detenido. No fueron los militares los que tomaron las calles de Culiacán. Fueron sicarios armados hasta los dientes.
Interesante el video que presentaron ayer de cómo arrestaron a Ovidio Guzmán.
Soldados en control, que se manejaron de manera profesional y responsable.
Pero luego comienzan los errores.
¿Dejar hablar por teléfono al detenido para que él convenza a las tropas del Cártel que terminen con el “desmadre”? ¿Por qué se esperaron tanto los soldados para extraer al capo de su vivienda?
¿Había o no la famosa orden de cateo lista o no podían proceder hasta que llegara?
¿Por qué optaron por un traslado del delincuente vía terrestre al aeropuerto de la capital sinaloense y no lo sacaron de inmediato en un helicóptero artillado de las Fuerzas Armadas?
La realidad es que al Ejército se le vino encima el Cártel de Sinaloa y amenazando con desatar una matanza sin precedentes, el gobierno reculó. El secretario de la Defensa, por cierto, no dio detalle alguno del penoso momento en que tuvieron que liberar a Ovidio Guzmán.
Después de ayer, todavía quedan muchas preguntas sin responder: ¿Quién es el responsable de que se aventaran como El Borras a detener a uno de los hijos de El Chapo Guzmán en su territorio? ¿Habrá consecuencias?
¿Qué supo y qué no supo el presidente López Obrador antes, durante y después del operativo fallido? ¿Qué sigue para ejecutar la orden de aprehensión con fines de extradición del hijo de El Chapo?
Ojalá hoy la prensa haga éstas y otras preguntas relevantes en la conferencia matutina del Presidente. Ojalá y los funcionarios gubernamentales las respondan.
Es lo que falta para complementar un sano ejercicio de información, inédito en nuestro país, cuya primera parte, la de ayer, fue fundamentalmente de control de daños para seguir transformando una derrota en victoria.

Astillero
Tropiezos tácticos // Culiacán: la narcorrealidad // Anulación en Morena // Lastiri, subsecretario con Robles

Julio Hernández López

La Jornada

Es particularmente positiva la disposición del Presidente para dar amplia y detallada información respecto de lo sucedido el jueves culichi en que uno de los hijos del narcotraficante más famoso del país fue detenido y luego liberado. En la conferencia mañanera de prensa hubo videos, cronología y explicaciones de viva voz por parte de algunos de los integrantes del gabinete federal de seguridad. La apertura informativa del obradorismo en un tema tan delicado ha contrastado con la cerrazón y manipulación practicadas por administraciones anteriores, obstinadas éstas en encubrir y acallar.
Como el propio secretario Alfonso Durazo lo planteó en la citada conferencia matutina, es inocultable el hecho de que hubo errores en la ejecución del plan de captura de Ovidio Guzmán López, aunque defendió, como era natural, la estrategia gubernamental en general. La abundancia de información ha hecho, a la vez, que haya un escrutinio social (en otras ocasiones impensable) deseoso de encontrar satisfacción ante dudas y preguntas operativas. Resulta desolador confirmar la increíble capacidad de enredo procesal entre fuerzas de élite y la impresionante respuesta de un cártel que, en efecto, no podrá tener la fuerza de combate del Estado mexicano pero, en su terreno y en sus términos, doblegó a las autoridades constituidas.
Coincidiendo, como una amplia franja social lo hace, en la importancia de preservar vidas e impedir que una confrontación de ese calibre afectara a población no inmiscuida en la batalla, el informe del culiacanazo constituye una especie de acta notarial respecto del enorme poder del crimen organizado y la ineficaz o cuando menos dispersa capacidad de respuesta de los gobiernos, sobre todo el federal. No es, ni remotamente, que se abogue por una opción de exterminio o un ahogamiento en sangre de esa insurrección del cártel sinaloense, pero no basta con informar y condolerse de ciertas pifias. El manejo de un tema tan candente, como quedó demostrado, no fue bien realizado por mandos superiores, civiles o militares, y el Estado o, más concretamente, el gobierno federal, exhibió carencias y tropiezos que no deben quedar sólo en una exhibición videográfica y declarativa que es plausible, pero insuficiente.
El conflicto entre facciones de Morena, además de su desaseada realidad documental, llegaron ayer a un momento crítico, luego de que el tribunal electoral federal desechó todo lo relativo a las accidentadas asambleas distritales hasta ahora realizadas y anuló el proceso electoral interno en curso. La decisión judicial fue por unanimidad de los magistrados participantes y se centró en la inviabilidad del padrón morenista en los términos autorizados por la convocatoria oficial.

Bertha Luján, connotada aspirante a presidir Morena, estalló en contra de esta resolución de los juzgadores electorales, a quienes advirtió que “la historia los va a juzgar”, además de anunciar que se va a “empezar a investigar su situación patrimonial, porque ahí es donde están las ganancias, los dineros que reciben por este tipo de actitudes”. También tachó de “traidores a la 4T” a quienes promovieron que la instancia electoral federal resolviera sobre temas que consideró absolutamente internos del partido en mención.
Astillas
Con Rosario Robles como jefa, el poblano Juan Carlos Lastiri Quirós fue dos veces subsecretario: tanto en Desarrollo Social como en Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. Ayer fue detenido por policías y es de suponerse que sus declaraciones habrán de sumar cargos a los que ya enfrenta la citada Robles Y, mientras han batallado los morenistas y sus aliados para definir la sucesión en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, con objeciones desde diversos flancos contra los integrantes de la terna que incluye a Rosario Piedra Ibarra, Arturo Peimbert Calvo y José de Jesús Orozco.

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*