Franja Sur

  • De primera mano

    Síguenos en: DE PRIMERA MANO RODULFO REYES PRI: ¿Un criador de borregos? Con el acuerdo del Consejo Político Estatal de realizar la elección del nuevo […]

  • Lo que dicen los columnistas

    Síguenos en: Prueba de fuego para la independencia judicial en Edomex Laurence Pantin y Adriana Aguilar Proceso El pasado 15 de octubre la Escuela Judicial […]

  • El postigo

    Síguenos en: El Postigo El PRI, ¿no cambia? Ambrosio Gutiérrez Pérez Por lo que hemos visto en las últimas horas se podría decir que el […]

  • Franja Sur

    Síguenos en:   René Alberto López UJAT: choque de grupos en el poder La sucesión en la rectoría de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco […]

  • Lo que dicen los columnistas

    Síguenos en: Sólo queda la renuncia de Rosario Piedra Ricardo Raphael Proceso Tremendo desastre, por donde se le mire. María del Rosario Piedra Ibarra tendría […]

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

 

El tema es la Ley Bonilla
René Alberto López

En plena conmemoración de Día de Muertos sucede el acto de un personaje que quieren pasarse de vivo, pateando la Constitución y burlando la voluntad popular.
Por eso, lo recomendable sería no distraerse en asuntos irreales, en supuestos, porque aunque no los vendan como un peligro latente, la verdad, la verdad se trata de una situación que nunca se dará en México. Un golpe de Estado es impensable, no hay condiciones para ello en este país con EU de vecinos.
No se confundan, hoy un tema de alta tensión y preocupación para no pocos en el territorio nacional, es la amenaza a la democracia en México, derivada de la ambición de poder de Jaime Bonilla Valdez, nuevo gobernador de Baja California. El primer minuto del día 1 de noviembre tomó protesta.
La inconformidad nacional en el caso se debe a que los ciudadanos de esa entidad votaron en una elección de gobernador para un período de dos años. Ganó Bonilla, pero la elección constitucional llegó hasta el tribunal federal, por las impugnaciones del PRD, MC y Transformemos que alegaron gastos excesivos de campaña y el no cumplimiento con el requisito de residencia mínima de 15 años
No obstante, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación validó por unanimidad la elección de Jaime Bonilla como gobernador de Baja California, pero para un periodo de dos años “no reelegible en ningún caso”.
Pero ya electo nació en el de Baja California y, sus cómplices, la codicia de poder, por lo que en maniobras turbias el Congreso local, entonces de mayoría panista, decidió ampliar el período para el gobernador a cinco años.
El tema, desde luego, levantó polémica en el ámbito nacional, pues se alzaron voces de juristas, académicos, políticos de renombre, líderes de opinión, agrupaciones empresariales y sindicales, señalando la inconstitucionalidad, la grotesca postura de los diputados de Baja California.
Pero ante ello, para tratar de hacer “legal” el alargamiento de mandato, los operadores de Bonilla se sacaron de bajo de la manga una “consulta popular” a todas luces “patito” en su intento de legitimar un descarado abuso de poder.
De este modo, violentado la Constitución de la república, a chaleco el 1 de noviembre Bonilla asumió el gobierno con el propósito de quedarse cinco años en el gobierno, arremetiendo con la voluntad de los ciudadanos.
A ese evento asistió como representante del Presidente, la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien se había manifestado anteriormente en contra del periodo de cinco años por considerarlo inconstitucional.
Pero ese día, sorprendió que la funcionaria federal haya calificado como “legal” la toma de protesta de Bonilla como gobernador del estado para un período de cinco años. Y, encendió las alarmas en México.
Esto sí es un golpe a la democracia, a la Constitución, a las leyes que nos rigen y, al sufragio efectivo no reelección que costó miles de vidas en México a fin de consolidar poco a poco la democracia y las libertades.
Así, los que hoy se desgarran las vestiduras por un México mejor, deberían voltear hacia el caso Baja California, porque en caso de que prosperara la ley Bonilla, sería el primer paso del autoritarismo, y estaríamos entrando a una etapa de regresión.
Claro, la resolución está en manos de los ministros que integran la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero preocupan un fallo que vaya contra los grandes cambios democráticos.
De este modo, los que se asumen como defensores de las mejores causas de un México transformado, democrático, no simulaciones, es momento de levantar la voz a fin de impedir que tome formas y, recorra nuestro país el fantasma del autoritarismo.
Ahí se las dejo…

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*