Lo que dicen los columnistas

  • Ypiranga

    Síguenos en: YPIRANGA Cap. de Alt. Pablo Mijangos, Piloto de Puerto retirado de Progreso, Yuc. y el Capitán Sebastián Calderón Centeno, piloto de puerro retirado […]

  • Franja Sur

    Síguenos en:   Gobernadores: La última palabra Franja Sur René Alberto López   A la trompa talega porque finalmente no se tejió del todo una […]

  • Chontalpa política

    Síguenos en: CHONTALPA POLÍTICA 420 ROMÁN PÉREZ MORALES VIERNES 29 DE MAYO DE 2020 En un audio difundido en redes sociales, escuchado y compartido por […]

  • Para Usted

    Síguenos en: Para Usted AMLO: Gira Peligrosa Mario Gómez y González Dentro de unos 15 días, los tabasqueños contaremos con la visita del Presidente Andrés […]

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

¿Cómo reanudar la impartición de justicia?

Laurence Pantin y Miguel Carbonell

Proceso

Suspender los plazos procesales y sus labores fue una decisión que tomaron los poderes judiciales del país a mitad de la emergencia, sin conocer con precisión, obviamente, el impacto en la salud pública que iba a representar, y sin poder calcular el alcance de las medidas que estaban tomando.
Hoy sabemos más sobre la pandemia por covid-19 y la manera de contrarrestarla. Por tanto, empieza a definirse el escenario para la urgente reapertura de los juzgados, una operación que debe realizarse con mucho cuidado y precauciones adecuadas.
El hecho mismo de que estas instituciones suspendieran la gran mayoría de sus servicios durante semanas implica que, en cuanto reanuden su atención, la demanda será muy alta. Y si de por sí los juzgados son lugares abarrotados, no es difícil imaginar lo que sucederá cuando reabran sus puertas. Se antoja difícil que se puedan respetar las medidas de distanciamiento social que sugieren las autoridades sanitarias.
Esto está generando gran preocupación entre los empleados judiciales, pero también entre litigantes, quienes no quieren arriesgar su vida al realizar su trabajo. ¿Cómo podemos evitarlo?
Primero, todo depende de lo que uno entiende por “abrir puertas de los juzgados”. Como apunta en Online courts and the future of justice (Oxford University Press, 2019) Richard Susskind —un abogado británico que se ha especializado en analizar la manera de modernizar la profesión—, los juzgados son más relevantes por los servicios que ofrecen a los ciudadanos que por el lugar físico que representan. Si bien se entiende que parte de la actividad de los órganos jurisdiccionales tiene que realizarse en persona, y por eso, los poderes judiciales han tenido que prever guardias presenciales para atender algunos trámites o llevar a cabo cierto tipo de procesos, lo que aprendimos (o confirmamos) durante esta contingencia es que muchas actividades también pueden realizarse a la distancia, mediante el uso de las nuevas tecnologías.
Así lo entendieron algunos poderes judiciales, los cuales han empezado a reanudar algunos de sus servicios mediante trámites y procesos en línea. Por ejemplo, aunque siguen suspendidos los términos y plazos legales —con excepción de los plazos constitucionales—, el Poder Judicial de Nuevo León restableció desde el pasado 6 de mayo sus labores administrativas y jurisdiccionales en todas las materias. Así, fijó la obligación, para los juzgadores, de emitir sus resoluciones y sentencias en los asuntos de su conocimiento, así como de procurar la ejecución de las mismas. Para ello, definió reglas para llevar a cabo audiencias mediante videoconferencias, habilitó un módulo en línea, así como telefónico para que las partes y abogados puedan solicitar o cancelar emplazamientos y notificaciones, y también implementó una Oficialía de Partes Virtual para la presentación de demandas y promociones electrónicas.
De manera similar, el Poder Judicial del Estado de México emitió lineamientos para restablecer parte de las actividades en todas las materias, gracias a la ampliación de los servicios ofrecidos mediante el tribunal electrónico y el uso de audiencias remotas vía plataformas electrónicas. El Consejo de la Judicatura también reformó el reglamento de los Centros de Convivencia Familiar para establecer las modalidades de las convivencias electrónicas supervisadas y emitió lineamientos para la operación a la distancia del Centro Estatal de Mediación, Conciliación y de Justicia Restaurativa durante la contingencia.
Los dos poderes judiciales pudieron retomar esas actividades porque ya contaban con un desarrollo tecnológico avanzado: tribunales virtuales que permiten a los litigantes, defensores y ministerios públicos presentar promociones y a veces incluso demandas, así como consultar su estatus en línea; expedientes electrónicos que permiten a los empleados judiciales realizar teletrabajo.
El tiempo para ser creativos y flexibles
Por supuesto, el desarrollo de herramientas tecnológicas de esta envergadura representa inversiones millonarias. Pero no todas las soluciones tecnológicas requieren de un gasto tan importante; lo que sí necesitan es creatividad, ánimo de innovación y de buena disposición —incluso política— para pensar en nuevas formas de trabajo orientadas a ampliar el acceso a la justicia.
Por ejemplo, aunque no cuenta con una firma electrónica ni con un tribunal electrónico, el Poder Judicial de Querétaro autorizó la recepción de promociones y escritos de trámite vía correo electrónico, y emitió lineamientos muy sencillos para ello.
Lo mismo con las audiencias por videoconferencia. Si bien algunos poderes judiciales han desarrollado plataformas propias para realizarlas, la mayoría de los poderes judiciales estatales, como en el resto del mundo, no cuentan con plataformas propias, por lo que empezaron a ocupar plataformas comerciales como Zoom o Skype, para citar las más comunes[1].
Pero tomando en cuenta que no todos los trámites se pueden realizar vía digital, que algunos documentos se deben presentar físicamente y que no todas las personas tienen acceso a medios electrónicos o la capacitación para usarlos, algunos poderes judiciales han tomado medidas especiales para ajustar sus pautas de atención al público al nuevo entorno. Por ejemplo, el Poder Judicial de Nuevo León previó las modalidades estrictas para la realización de audiencias presenciales urgentes en casos en que éstas no puedan realizarse a la distancia, estableció reglas para el uso de buzones de oficialía para recibir documentación y habilitó un sistema para solicitar citas para consultar expedientes físicos.
Por ello, paralelamente a la habilitación de soluciones tecnológicas, si queremos evitar que la reapertura física de los juzgados implique una afluencia de personas parecida a la de un gran almacén durante el Buen Fin, también se deben implementar medidas para ordenar mejor el flujo de personas que van a acudir a los juzgados. Por ejemplo, se podría instaurar un sistema de citas, que se solicitarían en línea o por teléfono, para desahogar los trámites que el público que acude a los juzgados necesita resolver, de manera similar a las que ofrece el SAT para realizar trámites u obtener asesoría.
Como lo dijimos, es indispensable que los poderes judiciales sean creativos para imaginar medidas que permitan atender las nuevas condiciones en las que vamos a tener que funcionar cuando se acabe el confinamiento en las próximas semanas, meses e incluso años —ante la posibilidad de nuevas olas de covid-19—. Pero también es necesario que los usuarios de los servicios de impartición de justicia tengan la mente abierta para adaptar su manera de trabajar a estas nuevas condiciones.
Este último punto es fundamental para evitar controversias como la que resolvió la Sala Superior de Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, validando un acuerdo aprobado el 22 de abril por el pleno del Tribunal Electoral de Coahuila, mediante el cual autoriza, como medida extraordinaria y temporal en el contexto de la contingencia sanitaria, el uso de nuevas tecnologías para la presentación y sustanciación de medios de impugnación, al tiempo que define sus lineamientos. Este acuerdo había sido impugnado por el Partido de la Revolución Coahuilense, argumentando, entre otras cosas, que vulnera el principio de certeza jurídica, al permitir que se ratifique la firma de los promoventes mediante videoconferencia sin que exista certeza de que se trate de una de las partes, y al autorizar las notificaciones por correo electrónico. También cuestiona la autorización del uso de la plataforma Zoom para realizar videoconferencias, pues esta herramienta ha sido señalada por sus fallas de seguridad.
Ahora bien, es natural que surjan preocupaciones sobre la manera en que se están llevando los trámites y procesos en este momento, pues éstos tienen que cumplir con ciertos estándares y es fundamental que el uso de las nuevas tecnologías garantice que éstos se cumplan.
Pero también se debe evitar que la reapertura de los servicios de impartición de justicia se acompañe de una avalancha de recursos en contra de las decisiones que se están tomando ahora mediante estas nuevas herramientas, con el argumento de que el proceso no fue acorde a los estándares que acabamos de mencionar. Esto representaría una pérdida de tiempo y recursos invaluables, y más en este momento.
Por ello, es necesario que las innovaciones tecnológicas que se están desarrollando para facilitar la impartición de justicia en tiempos de covid-19, y más allá de esta contingencia, tengan un asiento legal que defina lineamientos para su uso, garantice el debido proceso y asegure la transparencia y rendición de cuentas necesarias para dar certeza sobre los trámites y procesos que se atiendan. Sería conveniente que los legisladores apoyen estos esfuerzos. De hecho, los poderes legislativos parecen haber sido los grandes ausentes en estas semanas y meses de pandemia; pero su trabajo es indispensable para afianzar lo que se está haciendo en materia judicial, de modo que contemos con un marco jurídico que genere certeza y no permita que los malos abogados se aprovechen de la falta de previsiones normativas para intentar revertir las decisiones tomadas al amparo de la justicia digital.
Lo que está en juego aquí no solamente es un asunto de salud pública, sino también la transformación de la impartición de justicia y la ampliación del acceso a la justicia. Y más: contar con herramientas tecnológicas que apoyen la impartición de justicia también podría reducir los espacios para la corrupción, al minimizar los contactos entre abogados y empleados judiciales, algo que busca la reforma al Poder Judicial Federal propuesta hace unas semanas por el ministro Arturo Zaldívar y que preocupa a nuestros legisladores. Por donde se le vea, necesitamos darle prioridad a este tema.
Laurence Pantin (@lpantin) es coordinadora del programa de Transparencia en la Justicia de México Evalúa. Miguel Carbonell (@MiguelCarbonell) es director del Centro de Estudios Jurídicos Carbonell AC.
Los autores agradecen los comentarios de Pablo García, Alejandra Quezada y Adriana Aguilar.
[1] Sin embargo, esto representa un reto, por los problemas de seguridad que presentan a veces estas aplicaciones (como lo veremos más adelante) o porque, al no haber sido desarrolladas especialmente para llevar a cabo audiencias judiciales, no necesariamente presentan todas las funciones necesarias para el desarrollo óptimo de los procesos.

Arsenal

Una lectura recomendable para López Obrador

Francisco Garfias

Excelsior

No le vendría mal a Andrés Manuel López Obrador dar un repaso a las primeras páginas del libro de Felipe Calderón, hoy convertido en líder opositor, titulado Decisiones difíciles (Penguin Random House).
Sabemos que el Presidente es hombre de ideas fijas. Escuchar consejos no es una de sus virtudes. La sugerencia no será escuchada. La dejamos para el registro.
Dice Calderón sobre las decisiones de un Presidente.
“No es ni remotamente algo simple. En las decisiones que se toman como Presidente de la República lo que está en juego es el rumbo de la nación y las condiciones de vida de decenas de millones de personas”.
Ese párrafo nos hizo pensar en el rumbo incierto que lleva la nación y cuánta gente ha resultado afectada por las decisiones de López Obrador.
La cancelación del NAIM, la eliminación de las rondas petroleras, el despilfarro en Pemex, la consulta patito que canceló el proyecto de una cervecera en Mexicali.
El retiro de los apoyos a las guarderías infantiles, su clasismo a la inversa, el debilitamiento de los órganos autónomos, la desaparición del Seguro Popular, la derogación de la Reforma Educativa, la estrategia de “abrazos, no balazos”, el culiacanazo, el saludo a la madre de El Chapo.
La pauperización del servicio público, su fobia hacia las “minorías rapaces” —los ricos—, su intolerancia a la prensa crítica, su inicial minimización del covid-19.
Y, ahora, la cancelación de contratos privados a proveedores de energías limpias para regresar al uso de combustibles fósiles, caros y contaminantes, para favorecer a la CFE.
No incluimos en el paquete expuesto la reforma laboral que acabó con el charrismo y democratizó la vida sindical; su manejo de la relación con Trump, a pesar del costo político, el aumento del 16 por ciento al salario mínimo, su combate a los “moches” y, sobre todo, su respaldo a los pobres.
* Nadie entendió la decisión de la Cofepris de prohibir al Hospital ABC realizar las pruebas serológicas que ayudan a detectar si hay anticuerpos en personas que han superado el covid-19.
Una aberración en la medida de que ese tipo de pruebas constituyen una herramienta en la lucha contra la pandemia. Las protestas por la decisión se multiplicaron.
El pasado domingo, Ricardo Monreal le escribió al titular de Salud, Jorge Alcocer, para solicitar que se revisara la prohibición al ABC de realizar esas pruebas.
En su respuesta al presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, la Cofepris respondió que hay tres pruebas serológicas aprobadas y que evalúa otras para ser autorizadas. La respuesta no convenció al senador de Morena. Utilizó formas propias de los políticos para manifestar su inconformidad con la Cofepris.
“La gama de pruebas es acertada, pero insuficiente”, escribió en Twitter.
Por cierto, ayer fue uno de los peores días en contagios y defunciones. Se registraron 337 muertes en 24 horas —ya suman 5 mil 666— y 2 mil 713 nuevos casos, para un total de 54,346 contagios. ¿Ya domamos la pandemia?
* El Presidente dijo “no” a propuesta de convertir el Inegi en una especie de Gestapo para vigilar la riqueza, como lo propuso el dirigente de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar.
Dijo: “Se tienen que mantener en privado lo que significan patrimonios de empresarios y de todos los mexicanos.
“La obligación de dar a conocer los bienes patrimoniales es exclusivamente para los servidores públicos·”, puntualizó
El pronunciamiento de López Obrador era obligatorio. La descabellada propuesta del morenista puso los pelos de punta no sólo a los hombres del dinero, sino a todos los que creen en la democracia. Ese tipo de iniciativas crean desconfianza, ahuyentan la inversión y reviven los fantasmas del comunismo en México.
* La decisión del gobierno de cerrar el paso a las energías limpias para favorecer el uso de combustibles fósiles no es bien vista por los consultores del Grupo Eurasia, que asesoran a inversionistas extranjeros alrededor del mundo.
Esto dice su reporte sobre México:
“Las políticas energéticas de la administración continuarán afectando negativamente la confianza de las empresas en el sector y generarán preocupaciones sobre la confiabilidad del suministro de energía en toda la economía.
“A pesar de los posibles desafíos legales, el presidente López Obrador no dará marcha atrás en este movimiento. Continuará buscando formas de fortalecer la CFE a expensas de los participantes privados”, puntualiza.

México SA

China rebasa a Estados Unidos // Economía justa y democrática

Carlos Fernández-Vega

La Jornada

Araíz de las profundas transformaciones que internamente implementó a finales de los años 70 del siglo pasado, la economía china se convirtió en la de mayor crecimiento en el mundo (con tasas anuales de 10 por ciento, en promedio) y a estas alturas ya es la primera potencia global, dejando atrás a la estadunidense. Tal vez ello ayude a comprender las cotidianas rabietas de Donald Trump y su permanente agresión a la nación asiática.
El Banco Mundial, junto con el FMI, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la OCDE y otras instituciones divulgaron un informe (Programa de Comparación Internacional: Paridad de Poder Adquisitivo –PPA– y tamaño de las economías mundiales, con información al cierre de 2017) en el que queda claro que China es ya la primera potencia económica del planeta, si bien, comparativamente, la distancia con Estados Unidos aún es pequeña.
El citado informe detalla que, al cierre de 2017, el producto interno bruto de China se ubicó en 19 billones 617 mil millones de dólares en PPA, mientras en el mismo periodo el PIB de Estados Unidos sumó 19 billones 519 mil millones, diferencia, favorable a la nación asiática, de medio punto porcentual.
En 2017, China y Estados Unidos fueron las dos mayores economías del mundo y juntas representaron un tercio de la global, situación que, sin duda, mantiene muy nervioso y agitado al salvaje de la Casa Blanca, porque la nación asiática continúa creciendo a tasas muy superiores a las registradas por su oponente.
En el informe también llama la atención que la tercera potencia económica mundial es India (con poco más de 8 billones de dólares), que por sí sola representa 7 por ciento del producto interno bruto global, cuando se mide por paridad de poder adquisitivo. En orden de relevancia le siguen la economía japonesa (más de 5 billones de dólares, cerca de 4 por ciento del PIB mundial), la alemana (4.4 billones, igual a 3.7 por ciento) y la rusa (alrededor de 4 billones, representativos del 3.2 por ciento).
Para el caso latinoamericano, Brasil y México son catalogados como las dos primeras economías regionales, con un producto interno bruto estimado en poco más de 3 y 2.47 billones de dólares, respectivamente, o si se prefiere 2.5 y 2.1 por ciento del PIB global, en cada caso. De acuerdo con la citada medición, la economía brasileña representa 33 por ciento del PIB regional y la mexicana 27 por ciento.
Otras economías latinoamericanas mencionadas en el citado informe son la argentina, representativa de 0.9 por ciento del PIB global (poco más de un billón de dólares), la colombiana (0.6 por ciento y 700 mil millones), la chilena (0.4 por ciento y 438 mil millones) y la peruana (0.3 por ciento y 393 mil millones).
El informe detalla que en 2017 el valor de la economía global era de casi 120 billones de dólares y más de la mitad de la producción total mundial provino de economías de ingresos bajos y medios. En este contexto, las economías de América Latina y el Caribe representan 8 por ciento del PIB internacional y de la población global.
Las economías de ingreso alto, donde en 2017 vivía 17 por ciento de la población mundial, representaban 49 por ciento del PIB global, medido éste en paridad de poder adquisitivo. Por su parte, las economías de ingreso mediano alto y mediano bajo, que albergaban a 36 y 40 por ciento de la población global, contribuían con 34 y 16 por ciento, respectivamente. En el caso de las economías de ingreso bajo, donde vivía 8 por ciento de la población internacional, la proporción era inferior a uno por ciento.
Las rebanadas del pastel
Anuncia el presidente López Obrador que a la economía le vamos a agregar democracia y justicia, porque cada vez que se presentaba una crisis se rescataba a los de arriba y se abandonaba a los de abajo. Pero no sólo eso. Le cargan a todos el rescate, convierten las deudas privadas de los arriba en deuda pública. Entonces, eso no. Es economía con justicia: empezar de la base hacia la cúspide de la pirámide social.

Síguenos en: Share on FacebookEmail this to someonePrint this page

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*